Clases para cachorros


Trabar con un cachorro es para disfrutar, al igual que lo hacemos cuando enseñamos a un niño. No se exige, no se ordena, no hay enfados, ¡hay enseñanza!

Sacar provecho del periodo más fuerte que es la infancia, nos permite educar un cachorro individualista !cosa que no queremos! O, un cachorro socialmente competente y equilibrado emocionalmente.

El Cachorro

Durante la infancia lo educamos con normas generales para que pueda interactuar en su grupo social, también ponemos mucho hincapié en construir un estado emocional saludable ¡no queremos un cachorro hiperactivo o desequilibrado emocionalmente!

Las técnicas de adiestramiento son muy distintas cuando hablamos de cachorros, por este motivo preferimos hablar de educación, mediante técnicas adecuadas pondremos en marchas los motores sociales sacar lo mejor de cada cachorro.

Debemos construir una relación sana y sentar las bases, sobre las cuales formaremos un compañero  a la medida de cada propietario.

Nuestra propuesta educacional comienza desde los dos hasta los seis meses del cachorro, no es verdad que debemos esperar hasta los siete u ocho meses, los primeros meses de vida son los de mayor plasticidad en cuanto al aprendizaje.

Método

Esccan te ofrece la posibilidad de incorporarte al club de cachorros, donde la prioridad será la educación.

Materiales necesarios: esterilla amplia, pelota , mordedor, premios, cepillo suave, correa larga y collar de cuello.

En el calendario de nuestra página web (www.esccan.es) veréis indicados los  horarios de las distintas actividades.En esta etapa debemos lograr un perro:

    • Competente socialmente
    • Saludable emocionalmente
  • Adaptado a su entorno

Debemos de tener en cuenta el estado emocional del cachorro. Lo expondremos a distintos estímulos, siempre de la forma adecuada. Nunca utilizaremos motores individuales, como por ejemplo que se vicie a la pelota. Construiremos una relación sana con su propietario y con el resto de las personas.

Es importante que no tengan malas experiencias, esto no quiere decir que hay que sobreprotegerlo, pero tampoco desprotegerlo. El cachorro en esta etapa no conoce el miedo, por lo que le pueden pasar cosas desagradables que luego son difíciles de superar. Se convierten en un trauma y eso puede desenlazar en miedos, agresividad, territorialidad, ansiedad etc.

Tenemos que generar el autocontrol en el perro, y esto se logra desarrollando un apego a su grupo social, el cachorro debe aprender “qué puede y qué no puede hacer”.

Áreas de trabajo:

Desde los dos a los seis meses trabajaremos en:

EDUCACIÓN: lograr un cachorro socialmente competente.

AUTOCONTROL: conseguir que sepa esperar su momento.

EMPATÍA: que esté de acuerdo con el estado de ánimo del grupo.

GESTIÓN EMOCIONAL: por ejemplo, que aprenda a quedarse solo.

RESPONSABILIDAD: tanto de dueño como del perro.

SOCIABILIZACIÓN: darle a conocer el mundo.

EQUILIBRIO EMOCIONAL: cuando este en casa.

DESARROLLO DE CAPACIDADES MOTORAS: es importante el ejercicio adecuado.

Si te interesa este servicio y te gustaría realizarlo, o simplemente quieres pedirnos información. ¡No lo dudes!

Rellena el siguiente formulario, o llámanos a uno de estos dos teléfonos 648 795 329 / 619 430 960. Nos pondremos en contacto contigo lo antes posible.





Acepto las condiciones de Privacidad